TUMORES CEREBRALES

Un tumor cerebral es una masa o un crecimiento de células anormales en el cerebro.

Existen muchos tipos diferentes de tumores cerebrales en pacientes adultos y pediátricos, algunos tumores cerebrales son no cancerosos (benignos) y otros cancerosos (malignos). Los tumores cerebrales pueden aparecer en el  cerebro (primarios) Los tumores cerebrales primarios se originan en el  mismo cerebro( lóbulos cerebrales,  lóbulos cerebelosos ventrículos cerebrales, tallo cerebral, hipófisis o glándula pineal)  o en tejidos cercanos, como las membranas que recubren el cerebro (meninges) o el hueso que guarda al cerebro ( cráneo) también en  los nervios craneales 

El Cáncer cerebral secundario, se refiere a tumores malignos originados en otra parte del cuerpo que se propagado (metastatizado) hacia el cerebro. Como ejemplo de ello, se encuentran los cánceres de riñón, pulmón, próstata, colon, mama y piel.

Existen también los de tipo congénito (tumores que aparecen antes del nacimiento) se presentan en pacientes pediátricos. 

La velocidad de crecimiento y la ubicación del tumor cerebral determinan cómo afectará la función del sistema nervioso.

El sistema nervioso central es la parte del sistema nervioso que incluye el cerebro y la médula espinal. 

El cáncer cerebral es la segunda causa de cáncer en niños (después de la leucemia) y es la tercera causa de muertes por cáncer en pacientes entre 15 y 34 años de edad. 

 Tipos:

Astrocitoma.

Oligodendroglioma 

Glioblastoma

Meningioma

Metástasis cerebral.

Craneofaringioma.

Tumores en la glándula pineal.

Tumores pituitarios

Papiloma de plexo coroideo.

Carcinoma de plexo coroideo.

Quiste Epidermoide

Ependimoma

Meduloblastoma.

Tumores embrionarios

Tumores germinales.

Tumores de los nervios craneales ( schwannoma vestibular, neurofibroma)

 

 

Síntomas y detección:

Los signos y síntomas de un tumor cerebral varían en pacientes adultos y en pacientes pediátricos que generalmente en estos últimos se confunden con enfermedades como propias y comunes de la niñez, tales como gastroenteritis, miopía, migraña, alteraciones en el equilibrio, el desarrollo y en el comportamiento. Los síntomas y signos de presentación también dependen del tamaño, la ubicación y la tasa de crecimiento del tumor cerebral.

  • El síntoma más común es el dolor de cabeza, o cambio en el patrón de los dolores de cabeza que gradualmente se vuelven más frecuentes y más intensos. Los dolores de cabeza son una señal de alerta, especialmente en pacientes que normalmente no sufren de ellas.

  • Náuseas o vómitos inexplicables. 

  • Convulsiones, especialmente en personas que nunca las han presentado

  • Problemas de la visión, como visión borrosa, visión doble o pérdida de la visión.

  • Pérdida gradual de la sensibilidad o del movimiento en un brazo o pierna

  • Problemas de equilibrio

  • Dificultades del habla

  • Confusión en asuntos diarios

  • Cambios en la personalidad o el comportamiento

  • Problemas auditivos.

 

Diagnóstico

Existen diferentes pruebas médicas y de imagen que pueden que se utilizan para detectar un tumor cerebral.

 

Tales como: 

Un detallado examen neurológico que comprende, un grupo de pruebas preliminares aplicadas al paciente con el fin de obtener información de su estado mental, sistema sensorial, sistema nervioso, y funciones motoras. (examen de la visión, audición, equilibrio, coordinación, fuerza y reflejos) 

 

La dificultad en una o más áreas puede indicarnos sobre la parte del cerebro que puede estar afectada por un tumor cerebral.

 

Basado en los resultados del examen neurológico el médico decidirá si se requieren pruebas adicionales. 

 

Pruebas de diagnóstico por imágenes.

Por lo general, se utilizan imágenes por resonancia magnética (RM) para ayudar a diagnosticar tumores cerebrales. En algunos casos, se puede inyectar una sustancia a través de una vena del brazo durante una resonancia magnética (resonancia magnética contrastada).

Otras herramientas de diagnóstico incluyen: tomografía de cráneo, potenciales visuales, auditivos, somatosensoriales, electroencefalograma y electromiografía.

En ocasiones se requiere complementar el diagnostico con otros estudios, principalmente si se sospecha que el tumor cerebral puede ser el resultado de un cáncer metastasico   desde alguna otra parte del cuerpo, el médico puede recomendarte pruebas y procedimientos para determinar donde se originó el cáncer. 

 

Tratamiento.

Las opciones de tratamiento para los tumores cerebrales dependen de la ubicación, tipo de tumor, tamaño, ubicación y el grado en que éste está afectando al cerebro o la médula espinal, la edad y el historial médico del paciente. 

Alguna opción de tratamiento incluye cirugía, radiocirugía, quimioterapia y radioterapia, sola o en combinación.

 

¿Cuándo consultar al médico?

 

Si presenta alguno de los signos y síntomas antes mencionados, recuerda que la mayoría de tumores del sistema nervioso son curables si se detectan a tiempo.